jueves, 7 de julio de 2011

Trasladarse y conducir :derechos


Iba yo ayer a enfrascarme en la redacción de un típico post estival, que parece que es lo que ya va apeteciendo. Sobre todo porque Daniel, como todos los chavales, está de vacaciones y  sus actividades e intereses en estos momentos tienen carácter esencialmente lúdico. Lo cual está muy bien. 

Sin embargo, al final me he decido por atender a un par de temas que han coincidido estos días y que como común denominador solo tienen el tema del transporte o de los vehículos adaptados. Los uno por ello, sin más.

En los informativos españoles de algunas cadenas de televisión ha aparecido durante los dos últimos días un pequeño reportaje acerca de un chico con discapacidad que está examinándose para obtener el carné de conducir. La cuestión particular (por la que se ha difundido el reportaje) es que David Rivas (así se llama) ha de conducir con los pies, lo cual requiere evidentemente una profunda adaptación del vehículo que pilote.



La imagen corresponde a un vehículo adaptado de la Autoescuela Irrintzi


Además de los problemas burocráticos, administrativos, sociales, etc., se plantea un evidente escollo de índole económico. Las adaptaciones son muy caras. Ello desanima (además de los complicados vericuetos administrativos) a las autoescuelas a tener vehículos adaptados para impartir las clases preceptivas. Y también   es la causa de muchas personas con discapacidad no puedan conducir.

Dejo enlace al vídeo de TVE, donde esto que digo se explica francamente bien:



Efectivamente, los vehículos adaptados son caros. Toda la tecnología (y este tipo de adaptaciones son tecnología) destinada a la discapacidad resulta muy muy cara, sobre todo porque hablamos de que esa tecnología debe facilitar acciones y funciones que son de primer nivel, de necesidad básica (transporte, comunicación, higiene, vivienda, etc. etc.) Es decir, esta carestía de la tecnología destinada a la discapacidad impide directamente la inclusión social de mucha gente. En el caso de los vehículos esta carestía se traduce, como decíamos más arriba, en que no tengamos todos los vehículos que serían necesarios. Ni adaptados para la conducción por personas con capacidades diversas, ni adaptados para preservar la seguridad vial de las personas que viajan en los vehículos en sillas de ruedas, por ejemplo.

Todo ello puede dar lugar a muchas situaciones no deseadas, que se resuelven en precario, tanto por falta de recursos suficientes como por falta de previsión para sortear los problemas, y pueden tener consecuencias a lamentar. Digo esto en concreto debido a un susto bastante morrocotudo que la semana pasada nos llevamos con Daniel, que se vio afectado por una de esas circunstancias resueltas en precario. Afortunadamente, al final no ha sido nada. Pero hay cosas que a estas alturas ya no tendrían que plantearse, que no deberían suceder. 


4 comentarios:

laMima dijo...

Vi la noticia en televisión y también anduve rumiando la cosa. Es evidente que todo aquello que no se haga "en serie" resulta más caro pero ¿tanto?, además me cuesta creer que no se puedan articular un cierto número de soluciones básicas accesibles para un gran conjunto de discapacidades. Cuando quieren sacan maravillas.
Lo de los anclajes para las sillas de ruedas en el coche me parece aún más penoso; solo se trataría de universalizar accesorios. Nos fastidia tener un cargador para cada móvil.. ¿y esto?
Bueno, espero que el susto con Daniel haya pasado. Dale besicos.

laMima dijo...

Vengo de nuevo porque me he dejado algo; no se trata de un capricho. Es inmenso el beneficio que un coche puede suponer para una persona con discapacidad en términos de autonomía personal e incluso de autoestima.
Inmenso.

Luisamiñana.blog dijo...

Efectivamente, Inma, no se trata de un capricho. De ahí el título elegido para el post. Poder conducir en un mundo como el nuestro es un derecho. Y desde luego tener capacidad o disponibilidad de trasladarse, igual.
A mi me escandaliza mucho que no se adopten soluciones para este tipo de cosas. Y estoy segura también como tú de que algunas de estas soluciones podrían tener formas estándar que abarataran costes en términos generales para todas las adaptaciones, incluidas las necesariamente más personalizadas. Poner una simple rampa para subir y bajar la silla de ruedas cuesta un congo.

Habría que empezar a listar precios de cosas: coches, sillas, sillas para baño, ordenadores adaptados, rampas eléctricas, prótesis varias... etc.

Sí, se quedó en un susto. Pero me hizo sentir mucha impotencia. Ya te contaremos.

rafa dijo...

Hola;

Mi hijo Rafael acaba de pasar el examen médico para sacarse el carnet. Es el primer paso de toda la aventura burocrática y ya veremos si acaba todo el proceso...

El asunto de las adaptaciones* es una barbaridad. Se encarecen muchísimo porque aunque sean adaptaciones estándar tienen que pasar por un proceso de homologación del que CHUPAN todos los que intervienen: Colegios de ingenieros, ITV's, talleres, etc.

Los usuarios de coches adaptados tendríamos que INDIGNARNOS para tratar de reducir estos sobrecostes abusivos e injustificados.



*(en nuestro caso es simplemente poner manetas de acelerador y freno en el colante, puesto que el cambio es automático)