miércoles, 1 de julio de 2009

Bailar


Hace unos cuantos días, en el Foro Hijos-Esp, volvió a surgir el tema de la danza y la discapacidad. Alguien pedía información al respecto, sobre algún grupo o asociación que realizara esta actividad.

Siempre me ha parecido sumamente interesante el desarrollo de la danza para personas con discapacidad. Realmente cualquier acto o manifestación expresiva y creativa ayuda de manera determinante en el desarrollo de las capacidades y de la conciencia personal de todo individuo. Aunque es posible considerar que la danza, dentro del ámbito de la discapacidad, puede estar especialmente indicada porque por propia definición se dirige al desarrollo global de la expresividad: cuerpo y mente buscando el equilibrio, la armonización de movimientos y gestos, la adecuación del estado de la mente y el pensamiento, la relación entre el individuo y su espacio.

También me interesa mucho el desarrollo de la danza entre personas con discapacidad más allá de la mera consideración terapéutica. En la actualidad al primigenio concepto de danzaterapia, tan revolucionario hace ya casi un siglo, sin perder su funcionalidad y la necesidad de su aplicación hoy en día, se sobrepone el de la danza como actividad artística integradora. Se trata de incorporar a las formas y coreografías el lenguaje más específico que denotan los especiales movimientos de las personas con discapacidad. De ampliar el lenguaje formal "usual" y "normal" con las formas "diferentes" de movimientos que pueden aportar las personas discapacitadas. De tal manera que la danza como terapia no consiste en procurar que el individuo con discapacidad alcance formas "normales" de movimiento. Sino en que desarrollando sus capacidades con sus propias peculiaridades pueda construir con las herramienas que la danza, como expresión artística proporciona, lo más adecuada y satisfactoriamente posible su entidad personal. Se trata de que bailarines con y sin discapacidad actúen juntos y aprendiendo unos de otros. En este sentido, la danza puede constituirse como una de las actividades eminentemente integradoras.

Pasando a otro nivel y a un terreno absolutamente personal y cotidiano, incluso de "andar por casa", quería volver a insistir (alguna vez ya creo haber comentado algunas cosas al respecto) en lo mucho que le gusta bailar a Daniel. Creo que no podía ser de otra manera, dado su agudísimo sentido musical. La música es movimiento. A nuestra manera, siempre hemos danzado. De una forma intuitiva, como ha sucedido con otras cosas. Intentado averiguar y potenciar los caminos que aparecían como más naturales en Daniel.

El no puede sostenerse en pie por sí mismo. Pero si le ayudamos a manterse erguido, sí alcanza a mover las piernas con mucha fuerza. Además, Daniel es bastante gamberro cuando se pone. Una cosa y otra juntas, nos lleva muchas tardes a marcarnos estupendas y divertidas sesiones de nuestras danza-gamberradas: sesiones de rock & roll, que incluyen ejercicios de flexión de piernas e impulsos para saltar, y volteretas (¡los saltos y las volteretas son sin duda sus supermovimientos preferidos, cuánta más caña mejor!). Pero también hemos bailado sentados en el sofá, y por supuesto sentado él en su silla, haciéndole sentir las sensaciones de movimiento, con diferentes esquemas, con distintas intensidades, siguiendo siempre en lo posible sus gestos naturales. Y, en una fórmula intermedia, hemos bailado chulísimos valses.

Daniel crece mucho. Así que cada vez cargar con él se hace más complicado. Las fórmulas rock & roll y vals van cediendo ante las de sofá y silla de ruedas. Pero bailar, bailaremos. Porque efectivamente es una forma de expresión para Daniel, pero también un juego, y también una manera de relacionarse con el espacio diferente a la que percibe la mayor parte del tiempo.

Hay mucha información sobre danzaterapia y danza para discapacitados en Internet. Dejo sólo un par de enlaces al respecto:























Actualización: Rosa cita este video -bellísimo y emocionante- en su comentario al post. Creo que merece la pena que todos lo veamos. Sencillamente, espléndido.


7 comentarios:

Rosa. dijo...

Ya lo creo que vais a bailar... todo lo que hace faltar para bailar es sentir la música, y esta ya te irá diciendo cómo lo tienes que hacer... una de las cosas que soy es bailarina de tango... frustrada :P
Me hubiera encantado saber bailarlo bien, ser de esa gente que aprende desde pequeña. Muchas veces busco vídeos de tangos "bien bailaos" en Youtube y le tengo echado el ojo a unos cuantos, entre ellos este que encontré un día, en el que la chica va en silla de ruedas... me encanta, tiene ese poder hipnótico que tiene este baile, y además, creo que en el minuto 2:24 se puede ver lo que dices de incorporar el lenguaje, o los movimientos que pueden aportar las personas con discapacidad:
http://www.youtube.com/watch?v=d0PpkfScTZw
Besos.
Rosa.

Luisamiñana dijo...

Rosa, el video es fantástico, espléndido. Lo incorporo a la entrada, porque creo que merece la pena que nadie se lo pierda. ¡Muchas gracias! Un beso

ybris dijo...

Vaya si es bellísimo y emocionante el vídeo.
Te aseguro que, visto después de lo que te había leído y haberme imaginado a Daniel bailando en silla y a su aire, he acabado casi con un nudo en la garganta.
Y eso que te habla el peor bailarín del mundo mundial.

Besos y abrazos a todos.

angelicamorales dijo...

Qué estupenda labor, Luisa.

Saludos de viento

Angélica

Rosa. dijo...

Es un vídeo magnífico, de los que paran el tiempo durante un ratito, me alegro mucho de que también os guste.
Besos a todos.
Rosa.

ANTONIA dijo...

Es increible que la fuerza de voluntad y la fe en uno mismo rompe barreras para poder llevar a cabo momentos tan especiales y tan intensos como son esos cuatro minutos y cincuenta y cinco segunods. Aprendamos a bailar de todas las formas posibles y por que no pongamos de moda el "baile cerebral". Os diré que a Nerea le encanta la música y aprovecha cualquier momento para mover a su manera su cuerpo y ecpresar lo que siente.
Un abrazo

Luisamiñana dijo...

Queridos,
es evidente: la música conmueve: nos mueve juntos, bailar es un lenguaje que tan sólo necesita de nosotros.
Gracias a todos,