martes, 12 de agosto de 2008

Técnica de Escucha Tomatis/2




Sigo copiando, a título de información, algunos de los párrafos más significativos del folleto que sobre la Técnica de la Escucha Tomatis nos ha hecho llegar el Gabinete de Zaragoza:



FACTORES DE DESARROLLO QUE AFECTAN A LA ESCUCHA


Vida prenatal

Tomatis cree firmemente que la comunicación es un proceso que comienza “in útero”. Fue uno de los primeros investigadores en explorar aspectos del funcionamiento del oído en la vida prenatal. Los resultados obtenidos por Tomatis lo llevaron a la conclusión de que el feto oye a partir del cuarto mes después de la concepción; esta hipótesis ha sido respaldada por otros investigadores.

Entre los sonidos que oye el feto está el de la voz de la madre. Para el feto ésta es la primera relación en la que los sonidos del lenguaje son el medio de contacto. Tomatis cree quel la calidad y la continuidad de esta relación repercutirá en el deseo que el niño en desarrollo tenga de comunicarse. Sentará las bases de la motivación y el deseo de comunicar.


Factores físicos y psicológicos

Durante el desarrollo del niño, sus posibilidades de escucha pueden verse afectadas por factores físicos y psicológicos, de diversa índole.


LA PRÁCTICA Y LA TEORIA QUE LA EXPLICA

Los efectos observados llevaron a Tomatis a cuestionar las teorías tradicionales del oído y de la percepción auditiva. Ha propuesto explicaciones teóricas alternativas de las diferentes funciones del oído, incluyendo la manera en la que el sonido es transmitido al oído interno.

Otro aspecto importante de la teoría de Tomatis es el impacto que causa cierta estimulación de sonido de altas frecuencias en el sistema nervioso central, sobre el córtex en particular (función dinamogénica del oído).

Asimismo ha integrado la función que el oído desempeña en el equilibrio y la coordinación (el sistema vestibular), así como el papel que desempeña en el proceso de información auditiva.

Tomatis reconoce la presencia de una serie de sistemas o integradores neurosensoriales que deben estar bien establecidos en su funcionamiento y deben interactuar para que el ser humano integre el lenguaje con buenos resultados. Estos incluyen los integradores o sistemas vestibular, visual y coclear. Mientras que el enfoque práctico se centra en la escucha, el contexto teórico es humanístico.

Según Tomatis, hay dos factores principales que intervienen como prerrequisitos para escuchar bien:

- En primer lugar, a nivel neurofisiológico, los mecanismo y sistemas comprendidos en la respuesta de atención deben estar intactos y ser operativos
- En segundo lugar, a nivel psicológico, la motivación y el deseo de escuchar y comunicarse deben estar presentes.


¿CUÁLES SON LOS CAMPOS DE APLICACIÓN MÁS COMUNES?

La presencia de algunos o de una mayoría de estos síntomas deberá incitar a que se considere el grado en que una deficiente posibilidad de escucha, cuyas causas pueden ser múltiples, puede estar contribuyendo a los problemas aludidos.

En la comprensión oral

Con respecto a la recepción del lenguaje oral podemos considerar los elementos de la enumeración como indicadores de un problema de escucha:

- Necesidad de que se le repitan las instrucciones
- Distracción, inquietud, soñar despierto, atención y concentración deficientes en situaciones de aprendizaje y comunicación
- Tendencia a interpretar mal lo que se dice, produciendo reacciones extrañas e impidiendo la comunicación con los demás
- Dificultad para seguir y/o participar en conversaciones en un ambiente ruidoso


En la expresión oral

En lo relativo al lenguaje hablado, las personas con problemas de comunicación relacionados con la escucha presentan frecuentemente deficiencias en el control audio-vocal o en la autoescucha:

Estas deficiencias pueden corresponder, de manera general, a un:

- Retraso en la aparición del lenguaje
- Lenguaje lento, titubeante y mal articulado
- Mala modulación de la voz (demasiado bajo o demasiado fuerte)
- Voz deficiente caracterizada por ser insulsa, monótona y apagada o por otras deficiencias en el timbre, tono o la fluidez verbal

En adultos en concreto estamos atentos si experimentan:

- Dificultad para mantener la atención de un grupo al pronunciar un discurso al hacer una presentación


La imagen corporal

Respecto a la imagen del propio cuerpo, puede ser significativo:

- Equilibrio y coordinación deficientes
- Dificultad en coordinar los movimientos del cuerpo
- Torpeza o falta de garbo en los movimientos corporales
- Movimientos excesivos al hablar o al escuchar (inquietud)
- Mala postura: demasiado tensa o rígida (hipertonía) o tonicidad insuficiente (hipotonía)
- Predominio lateral mixto, inversión de letras y palabras, indicios de mala coordinación motora, leves o graves
- Dificultad en la habilidad de organización y planificación
- Problemas en el sentido de orientación espacial o temporal


Actitud y motivación para la comunicación y el aprendizaje

Las observaciones significativas podrían ser:

- Actitud indiferente o negativa hacia la comunicación o el aprendizaje
- Tendencia a aislarse o a evitar la comunicación en situaciones de aprendizaje o en otras situaciones sociales corrientes
- Falta de curiosidad o interés por aprender
- Falta de interés en la comunicación oral, o, incluso, evitar o rechazar activamente el uso del lenguaje como el medio para comunicarse con los demás


Factores del desarrollo a los que prestamos atención especial

Los siguientes acontecimientos suelen tener una incidencia elevada entre individuos con problemas de comunicación y de aprendizaje, relacionados con la escucha:


- Circunstancias difíciles durante el embarazo
- Nacimiento difícil o separación prematura de la madre por enfermedad, adopción u otras causas
- Trastornos del sueño y de los patrones de la alimentación
- Infecciones recurrentes en el oído en los primeros años de vida
- La llegada de un hermano menor durante los primeros años de vida
- Laterización retrasada o mal establecida por la mano derecha o izquierda
- Retraso en la adquisición y desarrollo del lenguaje y, menos frecuente, retraso motor
- Adaptación difícil a la vida escolar y detección, por parte del docente o de los padres, de problemas durante los dos primeros años de escolaridad
- El bajo rendimiento en la escuela o en el trabajo es una característica que parecen tener en común aquellos que buscan ayuda, independientemente de la edad



(Nos queda alguna entrega más...)

1 comentario:

Todo-a-un-leru dijo...

También estupenda esta segunda parte... yo sabía que la escucha influye en el aprendizaje, pero no que lo hiciera hasta este punto... y tampoco que los niños empezaran a ser conscientes de las cosas (o de algunas al menos) desde tan prnto, ¡Sólo con cuatro meses de gestación!
Es una información magnífica.
Besos.
Rosa.