miércoles, 18 de junio de 2008

Excursión a la Expo


Cabalgata diaria del Circo del Sol


Estos primeros días de Expo Zaragoza 2008 están yendo de visita muchos colegios de la ciudad y de otras localidades de la Comunidad Autónoma. Ayer les tocó, entre otros muchos, a los alumnos del colegio Angel Riviere, el cole de Daniel, que pasaron la jornada escolar completa recorriendo la muestra.

Los preparativos ya fueron especiales, pues hubo que implementar una buena mochila: ropa y pañales para poder hacer cambios precisos -incluyendo prendas variadas, pues el tiempo anda loco de remate, y una capa impermeable porque amenzaba lluvia, que por fin no se presentó, afortunadamente-, el yogur para el almuerzo, batido de chocolate, termo con comida para el mediodía, agua, vaso, cuchara y cucharilla, toallitas húmedas para limpiarse, etc, etc. Daniel se fue al autobús con una mochila repleta colgando de su silla.

De momento sabemos que se lo pasó muy bien. Al menos eso dice. Que estuvo con Fluvi. Que Fluvi es "a-u", o sea azul. Que había música. Que comió bien. Y que vio a la gran serpiente que sale en cabalgata a las 12 de la mano del Circo del Sol: cuando nos cuenta ésto último su cara se ilumina con una gran sonrisa y parece que va a salir volando de la silla: es un exagerado, lo advierto. Aunque yo, que también he visto ya esa cabalgata, me iría sin pensarlo detrás de ella indefinidamente. Es un espectáculo lleno de color, de alegría, muy ajustado a las dimensiones del recinto y a las proporciones del evento, y la verdad es que muy variado. Atrae a un montón de gente, que se queda pegada a las fachadas, a los balcones altos de los pabellones, mientras dura el desfile.

Daniel, cuando llegó su padre por la tarde, volvió a contarle todo el repertorio. Que había estado en la "essss-o" (su padre le pilló "in fraganti" y le echó un poco en cara que para decir Expo le salía muy bien la "o", y sin embargo la elude siempre para contestar "no" cuando toca, prefiriendo el silencio. En fin, Daniel no dudó en asegurar que quería volver a la Expo, cosa que le prometió su padre. Así que nos iremos otro día de visita total por allí.

Una nota discordante. Me han dicho que la organización de la Expo no se mostró muy colaboradora para facilitar la cuestión del aparcamiento para los autobuses adaptados lo más cerca posible a alguna de las entradas. En fin, que no sólo consiste en tener espacios y normas de adaptación. Hay que comprender las dificultades y facilitar las actuaciones. Eso al parecer, de momento, en la Expo tampoco existe. Menos mal que el Colegio Alborada, también de educación especial, está ubicado justamente al lado de una de esas entradas. Así que los autobuses pararon en este colegio y organizaron a los chicos en su interior, desde donde salieron tranquilamente al recinto Expo.

4 comentarios:

laMima dijo...

Ainhoa se tapaba los ojos al ver la serpiente..es miedica, jeje.
Ese fallo con los autobuses me parece un poco tonto: ¿tanto cuesta hacer las cosas bien?, supongo que a veces la gente es demasiado cuadriculada y tiene miedo de improvisar para solucionar.
Bueno, me alegro de que lo pasara bien. Ahora, si vuelve con vosotros, os hará de guía ¿eh?
Que bien, que bien.
Yo, de momento, me conformo con oir los conciertos desde casa, jejeje ¿y tú?
Mas besos...

ybris dijo...

Vaya. siempre hay algún pero aunque toda salga bien al final.
Me alegro de que lo haya pasado bien.

Besos.

Luisa Miñana dijo...

Pues sí, al fin y al cabo lo importante es que los chavales se divirtieran. Pero no deja de ser puñetero el asunto. Tanta preparación, tanto hablar de lo preparados que están, y a la mínima falta capacidad de reacción, como siempre. O sea, falta verdadera comprensión de las cosas. En fin, poco a poco.


Mima, sí, yo también oigo los espectáculos. Han dicho que van a adelantar el horario y bajar los decibelios. Y si no, pues a bailar.

Besos.

Todo-a-un-leru dijo...

Ays, lo de los autobuses... esperemos que al menos se lo apunten para una próxima vez.
Y aparte de eso, una puede sentir el entusiasmo de Daniel a través de tus palabras, y la verdad es que al leerlo te lo "contagia", ¡Qué bien que se lo pasara tan bien en la Expo!
El Circo del Sol tiene que ser una pasada, seguro que cuando vayáis todos en familia será inolvidable.
Besos, y disfrutadlo.
Rosa.