domingo, 22 de junio de 2008

Seguimos en la Expo



Estos últimos dos días he estado en Expo Zaragoza 2008. La Asociación Aragonesa de Escritores está celebrando su V Congreso dentro del recinto de la Expo, en el espacio de la Tribuna del Agua. Entre las actividades y encuentros realizados, ayer por la tarde asistí a la proyección del documental “Orson Welles y Goya”, del cineasta y escritor Emilio Ruiz Barrachina, presentado por él mismo, entre otros, y a la charla-coloquio sobre la personalidad y vida del Che Guevara impartida por Francisco I. Taibo, que ha escrito una biografía sobre el personaje, al parecer de gran interés y muy documentada.

A ambos eventos han asistido personas con diversidad funcional. Había personas sordas, personas en silla de ruedas, y una ciega. He observado como voluntarios de la Expo acompañaban y situaban a las personas que se desplazaban en silla de ruedas y a sus acompañantes, facilitándoles una entrada para acceder a las filas inferiores. Esta ubicación, que en el cine, por ejemplo, normalmente es muy incómoda, en esta ocasión no me ha parecido mal, dadas las características de la sala. De todas formas, hay que empezar a decirles a los organizadores de espectáculos, que aunque para ellos lo más cómodo es situar a las personas en silla de ruedas en la primera fila, no deja de ser un punto de discriminación para ellas, porque no pueden adaptar bien su ángulo y posición de visión, sobre todo en espectáculos como el cine. Pero bueno, en esta ocasión, ya digo, démoslo por válido.

Igualmente una voluntaria ha ayudado a entrar y sentarse a la persona ciega que ha asistido a la proyección del documental “Orson Welles y Goya”. Si bien no se ha quedado nadie a su lado para explicarle las imágenes.

La mejor ayuda sin duda la han recibido las personas sordas. Dos traductoras al idioma de los sordos se han turnado durante las intervenciones. Y para la charla-coloquio de Francisco Taibo han contado con una pantalla lateral más pequeña en la que iba apareciendo subtítulos que reproducían la charla y conversación. Para que esto fuera posible, una taquígrafa ha estado volcando dichas charlas y conversación al sistema audiovisual. Un trabajo digno de elogio, dada la rapidez y densidad expresiva de la oratoria del señor Taibo, muy ameno por otro lado, ciertamente.

Así que sí el otro día criticamos la falta de sensibilidad en el caso del aparcamiento para los autobuses adaptados, hoy toca contar que sí que parece estar funcionando razonablemente en el interior del recinto Expo las ayudas anunciadas para las personas con diversidad funcional. Y ello me puso contenta. De la adaptación para superar barreras arquitectónicas o para el aseo todavía no tengo ninguna experiencia directa. Pero una cosa, sí es bien visible: el número de personas en silla de ruedas dentro del recinto es considerable, y eso me hace pensar que los desplazamientos deben resultar relativamente cómodos. Lo comprobaré por mi misma cuando vayamos con Daniel.

3 comentarios:

Todo-a-un-leru dijo...

Me alegra ver que las adaptaciones parecen haber ido más allá del papel en esta ocasión... estupenda sobre todo la adaptación para las personas sordas.
Espero que lo paséis muy bien cuando vayáis con Daniel.
Besos.
Rosa.

ybris dijo...

Parece bien tal como lo cuentas.
Ahora hay que conseguir que esto no sea sólo fruto de un esfuerzo excepcional con motivo de la Expo, sino algo habitual.
Ya contaréis qué tal cuando vaya Daniel.

Besos.

laMima dijo...

Bien por ese esfuerzo.
Llegará el día en que no sea noticia hablar de ello. "Llegará".