sábado, 21 de julio de 2012

En torno al cumpleaños, porque necesitamos un poco de alegría

Puse hace días una alerta en Google para ir recopilando las informaciones y comentarios sobre la reforma de la Ley de la Dependencia. Lo hago para ir asegurando criterios sobre la misma. Aunque, en realidad, esos criterios me los proporcionan de manera muy clara y cierta las percepciones de las propias familias, de los afectados. Quiero decir, lo que importa no son las grandes cifras, no los conceptos en general, sino las consecuencias concretas en el día a día en las que se traducen los conceptos y las cifras macro. Lo que importa es la cifra mensual del presupuesto familiar y cómo cuadrar dicho presupuesto va complicándose entre unas cosas y otras. Hay que poner algunos ejemplos muy evidentes en este sentido.

Pero es que el domingo pasado fue el cumpleaños de Daniel. Y llevo desde entonces queriendo poner un par de fotos (que ya colgó Inma en su facebook) y contar un poco cómo fue ese día y los cercanos a él . No he podido hacerlo porque se ha complicado un poco la semana, sobre todo con visitas a Urgencias (varias): no por Daniel, sino por la gente mayor de nuestra familia.  Con todo lo que nos rodea, por activa y por pasiva, lo que acaba apeteciendo más es buscar y mostrar un poco de alegría.




Aquí podeis ver al señor protagonista rodeado de sus cuentos a primera hora de la mañana de su cumpleaños. Ha sido este año de cuentos a tope, de todo tipo: caballeros medievales, Robin Hood, Las cuatro estaciones (de Vivaldi, música e historia a propósito), Abeja trabajadora, Alicia en el País de las Maravillas, cuentos sobre la fauna en el mundo, ¡yo qué sé...! ¡Menudo trabajo tenemos por delante para pasar los textos al lápiz grabador-lector!

Por la tarde, merienda callejera en compañía de parte de la familia, y sobre todo de los primos Víctor y Luzía. Daniel se lo pasa pipa con la pequeña Luzía. Y ella, que tan pronto era "limpiera" y dejaba escoscada como los chorros del oro la silla de Daniel, como peluquera, practicando en mi pelo todas sus habilidades, juega con Daniel con una naturalidad solo posible como fruto del conocimiento y del cariño entrecruzados. Para los niños todo es posible. Las acotaciones prejuiciosas son cosa de adultos algo temerosos, bastante egoístones, y una pizca sosainas.

El lunes Daniel llevó al campamento de verano la tarta de manzana que había preparado el domingo con su madre y su primo Víctor (experto cocinero, y esto no es broma). Llevó también variados saladitos blandos (patatas, gusanitos, galletillas...), que todos los chicos pudieran comer sin problemas. Montaron fiesta, con cumpleaños feliz, serpentinas, música... Mientras, llegaban a América y visitaban las viejas tribus norteamericanas y a Daniel le tocaba convertirse en Gran Bisonte Sentado (si no lo hicisteis, deberéis leer el post dedicado al campamento de verano -un poco más abajo- para entender de qué va esto de América, el Bisonte, y demás... También dejamos por aquí el enlace  correspondiente al blog del campamento,  http://abiertoporvacaciones2012.blogspot.com.es/2012/07/hoy-se-empieza-el-viaje-de-america.html)

En fin, a Daniel le veo con muchas ganas de empezar a pasar los cuentos al lápiz, pero ayer - que empezamos a hacerlo- se nos fue luego el rato escuchando canciones muy veraniegas, sobre todo aquello de "le  tengo miedo al avión, también tengo miedo al barco...". El lunes a retomar la grabación de Robin Hood (por cierto una historia de gran actualidad)




4 comentarios:

Cristina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristina dijo...

Muchas felicidades a DANIEL!!!
Dale un beso muy gordo y que disfrute del campamento...
un abrazo

Luisa Miñana dijo...

Se lo doy.

Del campamento disfruta coo un gran bisonte sentado....-:))

Un abrazo

Cumple dijo...

me encanta tu blog!