jueves, 26 de febrero de 2009

La "m" con la "a" .... ¡ma-má!





Con un poco de retraso, pero aquí están las fotos de la celebración del carnaval en el colegio Angel Riviere. En la clase de Daniel se disfrazaron de cebras. Este trimestre en el cole están trabajando en el tema de la Sabana africana. Así que de ahí el disfraz de cebra, que ya veis estuvo muy logrado.

El dibujo inferior es también una cebra. Daniel lo ha hecho en la pizarra digital esta semana. La nota de Chus , su profesora, dice que para dibujar Daniel relajó muy bien la mano y se dejó guiar sin ningún problema (lo cual no ocurría muy habitualmente antes, por eso Chus estaba tan contenta).




Ayer estuvimos con ella, con Belén que es la cuidadora de la clase de Daniel, y con Cristina, la logopeda del colegio. Era una reunión de control, mediado como va el curso. Todas están muy contentas con los avances de Daniel este año, tanto en su sociabilización en el colegio, su progresión en los tiempos de respuestas intelectuales ante los estímulos tanto de conceptos como sensoriales, en el tema de alimentación, de la comunicación, etc.


Su evolución en el tema de la comunicación es muy buena: tanto oralmente como utilizando los sistemas aumentativos, ya sea el comunicador normal o el barrido auditivo. Igualmente todos estamos viendo como Daniel interactúa mucho más que antes con todo lo que tiene alrededor. Tiene unas ganas de hablar increíbles. Se da perfecta cuenta de las posibilidades que éso le puede dar. Y se esfuerza muchísimo. A este nivel cada día ahora ocurre algo nuevo o algo que perfecciona el logro del día anterior. Si te paras a pensarlo, es sencillamente espectácular. Aunque como lo vamos integrando en el transcurso cotidiano, ya casi nos parece normal. Sin embargo, yo confieso que algunas de las cosas que va consiguiendo este chico me emocionan absolutamente, porque ahora me doy cuenta de que su esfuerzo y el de todos durante todos estos años empiezan poco a poco a dar fruto. Lo más importante es ver lo feliz que es él cuando percibe por sí mismo esos pequeños-grandes logros.

Sin ir más lejos, ayer por la tarde (y después de la alegría que produce oír en términos tan positivos la valoración de las profes del colegio), tuvimos una tarde llena de reacciones magníficas.

Por ejemplo, ahora cuando cantamos una canción Daniel quiere cantar él también siempre. Antes escuchaba muy atentamente. Ahora exige que le des tiempo para, por lo menos, pronunciar las terminaciones de cada verso de las estrofas. La pera fue que ayer empecé a cantar una canción que hacía mucho tiempo que no empleábamos: y digo posiblemente un par de años. Y él se acordaba perfectamente de cómo era la primera estrofa de esa canción, y terminó las palabras finales de cada verso.

Contábamos hace unos posts que el único momento en que de momento utiliza el "no" es con los dibujos animados de Pinky Dinky Doo. Al final de cada historieta hay un par de juegos interactivos, en los que se pide a los niños que respondan "si" o "no" ante unas cuestiones sencillas referidas al argumento de la historia. Primero presentan todas las opciones. Entonces yo aprovecho con Daniel para recordar cuáles son las respuestas correctas. Y luego cuando lanzan las preguntas, él, entusiasmado a tope, se lanza a contestar con sus "síes" y sus ¡¡¡"noes"!!!!. Lo mejor, insisto, no sé si es ese pequeño-grandísimo logro o su alegría, su gran alegría, la gran alegría de Daniel cada vez que contesta acertadamente.


Luego vino Silvia, la logopeda de apoyo de Araprode, que ya se ha coordinado muy bien con Cristina y Chus. Todos en la misma dirección. Estupendo. Silvia se fue totalmente emocionada de contento porque Daniel, que ya le ha pillado confianza, y que ayer estaba en vena, se soltó articulando un montón de consonantes. Lo hace chapurreando palabras a su aire, que nosotros todavía no entendemos, pero que seguro tienen significado. Lo importante es que sabemos que puede pronunciar esas consonantes, y que a partir de allí se puede trabajar. ¡Ah, y dijo "ma-má", cerrando muy bien los labios, un buen número de veces! ¡Ma-má!. A su madre la llamaba siempre últimamente por su nombre "I-a", o con las dos "as" de mamá; y es que ¡vaya casualidad que con lo dificil que es la "m", tanto Inma como mamá la tenga por ahí en el medio!. Pero eso, yo creo, que está a punto de ser superado.






6 comentarios:

laura dijo...

La otra cebrita tenia mucha mayor cara de cabreo con el disfraz puesto.Me alegro infinito de los avances........es como mirar a una ventana llena de luz,imaginar el futuro con algo más de esperanza.
¡Sobresaliente Daniel¡

Luisamiñana dijo...

Un gran besote para la otra cebrilla, Laura. Todos son sobresalientes, todos y en cada minuto, Laura.

Rosa. dijo...

Las entradas como estas hacen que sonrías mientras vas leyendo: irradia alegría.
Me alegro muchísimo por esos logros, y el disfraz de cebra está muy chulo, como diríamos en mi pueblo "mu lograo".
Besos.
Rosa.

ybris dijo...

Leyéndote me emociono con la emoción de tanta gente por el progreso de Daniel.
Y me emociono de ser capaz de emocionarme con ese chico tan distante y, sin embargo, tan cercano.

Mis abrazos para él y para todos los implicados.

laMima dijo...

Jo, es que realmente es emocionante leerte. Que gusto.
Me ha encantado esa cebra...
¡¡Chapeau!!!

Luisamiñana dijo...

Sé que estas alegrías son contagiosas. Y eso está bien. Por eso hay que contarlas. Mil gracias a todos, chicos. Abrazos.