lunes, 4 de agosto de 2008

Pedagogia de la Escucha Tomatis/1


Daniel durante una de la sesiones de Tomatis


José Antonio Timor, el terapeuta que en Zaragoza desarolla la técnica de escucha Tomatis, le dijo a Inma que es muy probable que la inclinación de Daniel hacia la lengua inglesa tenga un par de motivos evidentes: uno el hecho de que ella misma hablara y escuchara mucho ese idioma durante el embarazo de Daniel; otro que se trata de un idioma con una fonética basada en sonidos de frecuencias predominantes altas, y éstas proporcionan sensación de bienestar a quien las escucha.

Al Gabinete Pedagógico de la Escucha Tomatis de Zaragoza acudimos desde que Daniel tenía dos años. Si no recuerdo mal, descubrí la existencia de esta técnica en el foro Hijos-Esp. Luego indagué por mi cuenta en Internet y lo que leí me causó la suficiente buena impresión y confianza como para comentar el tema con los padres de Daniel. Por lo menos, no iba a hacerle ningún daño. Y a Daniel le pirraba ya por entonces la música. Concertamos una cita y José Antonio nos habló de los beneficios que Daniel podría obtener: mejoría en su psicomotricidad, en su conexión y comunicación con el entorno, en su atención, en el lenguaje, en la calidad del sueño. Todos ellos eran aspectos que en Daniel requerían dedicación exhaustiva por aquel entonces.

Como en todo, no hay milagros. Hay que tener constancia para conseguir poco a poco las cosas. Entre unas y otras terapias, dosificadas de manera que tampoco sean agobiantes ni para él ni para los demás la mejoría en todo ha sido evidente en Daniel, en unos aspectos más que en otros, lógicamente. Cada niño, cada persona, es en este sentido completamente única.

Este pasado mes de julio hemos repetido sesiones de Tomatis. Tres veces por semana Marisa le ha puesto sus cascos a Daniel y éste ha escuchado los sonidos filtrados por el “oído electrónico” que elimina bajas frecuencias, de las composiciones de Mozart y el gregoriano medieval. Esta tanda de sesiones ha estado orientada especialmente al área del lenguaje, en la que, como sabéis, Daniel hace en la actualidad constantes ensayos.

He pensado que a título informativo, durante algunos posts, voy a ir copiando algunos de los más significativos párrafos del folleto explicativo que difunde ALTOM (Asociación Profesional Española de Alumnos del Dr. Alfred A. Tomatis), con el objeto de explicar un poco los fundamentos y técnicas de la terapia. De todas formas en Internet son fácilmente localizables páginas explicativas, como http://www.tomatis.com/ y http://altomtomatis.com/

----------------




Presentación de la técnica Tomatis

Durante los últimos 50 años el Dr. Alfred A. Tomatis, médico francés y especialista en otorrinolaringología, ha desarrollado un Método de estimulación auditiva que favorece y acelera el desarrollo de las posibilidades de escucha, de lenguaje y de comunicación. La técnica, que debe su nombre al Dr. Tomatis, se aplica con éxito por médicos, profesores de música, terapeutas del lenguaje, pedagogos y foniatras…



CONCEPTOS TEÓRICOS MÁS IMPORTANTES


En los últimos años ha aumentado el interés por el papel que desempeñan el proceso y el aprendizaje auditivos y el desarrollo del lenguaje. Tomatis ha sido pionero en este campo y se puede afirmar que su trabajo está proyectado esencialmente para mejorar las posibilidades de escucha y de comunicación. La definición de Tomatis de la escucha otorga gran importancia a la motivación, en la utilización de nuestro oído para comunicar, así como a las funciones neurofisiológicas del proceso de “analizar” señales sonoras. La razón fundamental es que nuestra capacidad de escucha determina la facilidad con la que podemos comunicar, especialmente cuando el medio de comunicación es el lenguaje o el canto.

A partir de sus observaciones clínicas sobre los efectos de la estimulación auditiva, Tomatis desarrolla sus trabajos siguiendo una serie de líneas de fuerza que orientan su acción investigadora:

- el efecto energético de los sonidos, musicales y vocales, ricos en altas frecuencias (armónicos agudos)
- el efecto benéfico de la estimulación sonora en la adquisición de la lateralidad, las funciones motoras, el equilibrio, la coordinación y la imagen corporal
- la descripción de las interrelaciones ente el sistema vestibular del oído interno, el sistema nervioso y diversas funciones corporales




La importancia del sistema auditivo

La importancia del oído y del proceso auditivo en el desarrollo del lenguaje constituye el planteamiento fundamental del Método Tomatis. El niño oye y comprende los sonidos del lenguaje antes de que aprenda a leer y a escribir. Desarrolla el lenguaje hablado a través de la escucha de los sonidos del lenguaje presentados en forma de canciones, rimas infantiles y a través del estímulo que recibe de sus padres y hermanos para imitarlos y así reproducir sonidos.

Es razonable suponer que la calidad de la escucha del niño tendrá una influencia importante en el resultado con el que el niño integre los sonidos del lenguaje.



Escucha y oír no es lo mismo


Otro de los planteamientos básicos de Tomatis es que hay que distinguir entre “escuchar” y “oir”. Los dos están relacionados entre sí, pero son procesos distintos. Por “oir” entendemos un proceso pasivo en el que simplemente se percibe el sonido. “Escuchar” se define como un proceso activo de la voluntad de atender que permite un análisis rápido y preciso de los sonidos que se oyen.



Lenguaje oral


La importancia de una buena escucha resulta obvia cuando recibimos información oral. Efectivamente, en situaciones de aprendizaje y de comunicación, la escucha facilitará la recepción y la comprensión de la información verbal.

La fluidez o facilidad con la que una persona se expresa también forma parte del proceso de auto-escucha. Según el punto de vista de Tomatis, uno de los elementos importantes en el proceso de la auto-escucha es establecer una lateralidad audio-vocal, o un dominio lateral de la escucha. Esto significa que es importante que uno de los oídos sea el oído dominante, el oído principal, para lo sonidos del lenguaje. En la mayor parte de los casos, Tomatis afirma que el oído más apto para esta función dominante, tanto al recibir como al expresar sonidos, es el oído derecho.

Este punto de vista concuerda con el hecho conocido de que las funciones del lenguaje se rigen por el hemisferio izquierdo del cerebro y la mayoría de las vías nerviosas directas que llegan a la zona del lenguaje del hemisferio izquierdo del cerebro provienen y van hacia los órganos auditivos y de fonación de lado derecho del cuerpo (oído derecho, hemilaringe derecha, etc)

Tomatis también indica en sus trabajos que el papel dominante o director qu desempeña el oído derecho no le resta valor al oído izquierdo. Es el complemento que hay entre el oído izquierdo y el derecho, junto con la manera en que se relacionan el lado derecho y el izquierdo del cerebro, lo que permite el uso creativo de lenguaje (Tomatis, 1974).


Lengua escrita

Las posibilidades de una persona para percibir y analizar los sonidos de la lengua pueden también influir en sus posibilidades para traducir los sonidos del lenguaje a su forma escrita. Leer no es simplemente un proceso visual. Leer implica un análisis rápido de imágenes gráficas (letras) que presentan sonidos; es el sonido lo que da significado a las letras o a las imágenes gráficas.

El proceso de descifrar las imágenes gráficas o letras convertidas en sonidos, y posteriormente reconocer su significado, es más eficiente cuando las posibilidades del proceso auditivo se han desarrollado bien.
(Seguiremos...)

6 comentarios:

Todo-a-un-leru dijo...

Recuerdo que vi algo de esto en clase de Sociología en bach. (no del Tomatis concretamente, pero sí de la relación entre la escucha y el aprendizaje del lenguaje).
Es muy interesante este artículo.
Besos.
Rosa.

laMima dijo...

Tenía yo curiosidad por conocer esta terapia, oye tiene su aquel si señora.
Desde luego hay que abrir los campos de actuación: está claro que la sanidad en determinados casos se estanca demasiado y no permite explorar nuevas posibilidades de terapia para algunas afecciones. En lo que se refiere a la etimulación, desde luego, me da a mí que no consideran nunca lo imprescindible que resulta ese trabajo y así se pierden demasiadas oportunidades de avanzar con los niños.
Algún día cambiará la cosa digo yo.
Está muy bien este artículo.Espero el siguiente.
Besos (sofocados) mil.

Luisa Miñana dijo...

Rosa, yo creo que son conceptos casi de lógica física. Lo que pasa es que hasta que alguien no los sistematiza de alguna manera, no parecen existir y no nos damos cuenta de las posibilidades que puede tener su conocimiento y adecuada gestión pedagógica.
Besos (como dice Mima, sofocados- como por allí abajo;)

------------


Sí, si, Inma. Normalmente son quienes necesitan fórmulas diferentes los que terminan por demandar la inclusión en los sistemas normalizados terapias que no son demasiado usuales, pero que son efectivas de una manera u otra. Precisamente porque la ortodoxia no ofrece demasiadas soluciones que no sean conservadoras sin más. Cuando lo que se necesita en estos casos es esperanza de mejoría, no de estancamiento sin más.

En fin, como siempre decimos, paciencia y poco a poco.

fsakura dijo...

Hola, ¿cómo estáis? Enhorabuena a ambas, Luisa e Inma, por este blog. Y felicidades también a Luisa por sus otros lugares (Pandeoro y los libros-blogs). ¡Increíble universo cultural!
Gracias también por tus elogios a m blog.
En cuanto al tema de referencia, yo creo que en estas cuestiones debe probarse todo lo que tenga visos claros de poder hacer bien al niño, y después ir viendo, con paciencia, poco a poco - no hay ningún método milagroso, todo hay que trabajarlo - si realmente funciona.
Un abrazo y mucho ánimo

Luisa Miñana dijo...

Hola Fernando, encantada de verte por aquí. Di una vuelta por tu sitio, aunque no dejé comentario. Estuve absorta en la lectura de los posts dedicados a los comienzos...
Me ha gustado mucho, mucho tu blog, desde el título, tan bonito, a cómo cuentas las cosas, a todo el cariño que hay ahí, a la forma de plantear el día a día...
Enhorabuena y siempre ánimo.
Un abrazo

Estel_Julià dijo...

Luisa,

Sin duda los beneficios de la música están constatados por estudios científicos. La técnica Tomatis que nos muestra me parece tan interesante, que todos deberíamos asistir a alguna de estas sesiones. En ocasiones no somos capaces de escuhar, sencillamente nos limitamos a oir sin más que es como poner el automático.

Estoy segura de que ese esfuerzo que estais realizando con Daniel y el método, va a dar frutos muy pronto. No importa el lenguaje en el que Daniel acabe expresándose, lo verderamente importante es que Daniel se comunique con los demás y tenga esa capacidad de escucha.

Ánimo con todo, eres estupenda.

Un abrazo,


Estel J.