martes, 15 de abril de 2008

¿Música - hacer el pino?: barrido auditivo

Daniel trabajando el barrido auditivo (la foto la hemos utilizado otras veces, pero hoy no podía ser otra)



El otro día, Adriana, la logopeda que da clase a Daniel en casa, nos trajo un artículo sumamente interesante titulado “¿Música – hacer el pino? o cómo trabajar el barrido auditivo”. Lo escribieron Raquel Rodrigo y Elena Miranda, que fueron profesoras de Daniel hasta hace un par de cursos, con motivo de unas jornadas técnicas celebradas en Zaragoza. Ya al comienzo de hablar sobre Daniel y sus cosas en Pandeoro escribí algo acerca del trabajo con el barrido auditivo que Raquel y Elena habían realizado en clase. Este artículo que ellas escribieron fue consecuencia de todo ese gran esfuerzo en clase.

El barrido auditivo es una forma de comunicación alternativa. A partir de un ordenador, un software específico y un pulsador o conmutador de palanca el niño puede elegir entre unas opciones que debe escuchar. Es una técnica que Daniel sigue utilizando en clase, ahora con su nueva profesora de este año, Chus, y que también vamos a intentar que use en casa, aunque con él podamos entendernos bastante bien haciéndole preguntas sobre lo que quiere o lo que le sucede.

En el artículo de Raquel y Elena está muy explicado todo el proceso seguido para poner en marcha el barrido auditivo: desde la observación previa de los niños para saber cuáles eran sus necesidades de apoyo y sus puntos fuertes, hasta la selección del software y del hardware adecuado, del resto de ayudas técnicas precisas, como sillas adecuadas que proporcionen buenas posturas, los conmutadores más idóneos para cada niño –que puede ser diestro o zurdo, mover con más o menos finura los dedos, etc -, pasando por las fases de aprendizaje del proceso intelectual de uso del barrido auditivo, que se basa en la selección de opciones, teniendo en cuenta que cada elección causa un efecto diferente.


Copio algunos momentos de este excelente artículo:


“Debajo de este planteamiento subyace la creencia de que en las escuelas debemos garantizar la calidad de nuestros alumnos, lo que supone, según Hegarty, 1994 (citado por Verdugo, 2000):

- asegurar experiencias significativas
- crear un ambiente en el que los alumnos disfruten
- asegurar que experimentan logros positivos
- proporcionarles tanta autonomía como sea posible para que puedan tomar decisiones y hacer elecciones
- asegurarse de que experimentan un creciente sentimiento de auto-valía”.


“Al empezar a trabajar, debemos desglosar el sistema en subhabilidades que los alumnos deben aprender…

Las subhabilidades serán las siguientes:

1. Comprensión de la causa-efecto: es necesario aprender, para poder manejar el barrido auditivo, que tus acciones llevan asociadas consecuencias diferentes…
2. Capacidad de elegir: el mecanismo del barrido auditivo consiste en elegir entre varias opciones que “suenan”…
3. Comprensión del lenguaje oral: es necesario que los alumnos comprendan y hagan asociaciones entre la palabra que indica un juego y la vivencia del juego mismo, para que puedan anticipar y elegir entrre varias opciones aquella que desean…
4. Contar con un repertorio de actividades placenteras para los alumnos: partiendo de la metodología enfocada hacia la comunicación, es fácil comprender que lo que los alumnos van a querer pedir y elegir será aquello que representa un deseo que quieren satisfacer…
5. Expresión de preferencias por parte de los alumnos: si queremos evaluar el nivel de comprensión de nuestros chicos tenemos que asegurarnos de que sus elecciones son objetivas, de que eligen lo que ellos quieren. Una forma es a través de preguntas directas, en las que ellos tiene que responder si/no, y otra forma es observar y registrar su conducta al llevar a cabo diferentes actividades. Así nos aseguramos de que ellos están entendiendo lo que están eligiendo.
6. Capacidad de escuchar y esperar: es necesario saber escuchar las distintas opciones que te ofrece el barrido y esperar hasta que oyes la que tú quieres, para accionar el conmutador…
7. Motivación: es necesario querer comunicar para poder usar un dispositivo y sobre todo tener una buena actitud hacia él
8. Información técnica: es importante contar con una silla adecuada que favorezca una postura adecuada, que facilite el control de los movimientos involuntarios y haga más sencilla la realización de los movimientos voluntarios. Otro punto importante es la colocación del conmutador…”


El artículo continúa exponiendo algunas especificaciones más técnicas del proceso desarrollado: tipos de tablero, tipología de signos, ritmo y duración de las sesiones, etc.

Entre las conclusiones, copio la primera:


“Cuando comenzamos, no sabíamos si íbamos a obtener éxito, pero aún así, es nuestro deber plantearnos este tipo de actuaciones. No sabemos si el sueño se cumplirá o no, pero debemos intentarlo con todas nuestras fuerzas, puesto que aunque no se haga realidad, siempre será beneficioso y enriquecedor para el alumno, ya que le hace aumentar su capacidad comunicativa, sus oportunidades de aprendizaje y tener más control sobre su mundo”.

4 comentarios:

ybris dijo...

Es formidable que haya gente tan competente ocupándose de quienes necesitan técnicas especiales de aprendizaje.

Besos.

laMima dijo...

Oye, esto está francamente bien ¿no?..como Ybris te digo que da gusto ver como hay gente por ahí currándose de lo lindo encontrar fómulas para echarnos una mano pero esto me parece genial.
Sobre todo esa premisa, importante creo yo, de que hay que estudiar previamente las necesidades-capacidades de cada niño para hacerlo efectivo. NO todo el mundo tiene en cuenta que ha de personalizar debidamente cada trabajo y seguramente se pierden muchas oportunidades así. Generalizando.
Además, encontrar una forma de comunicación lo más completa posible con ellos es imprescindible: cualquier ayuda es poca.
Y esos cinco puntos a garantizar: autonomía, auto-valía.... que importante.
Chapeau por Raquel y Elena, estupendo.
Besos y a currarlo, claro.

Luisa Miñana dijo...

Los profesores que ha tenido Daniel hasta ahora han sido y son en general gente estupenda, absolutamente preocupados por su trabajo y los crios, por sus posibilidades y capacidades de avanzar. Consiguen lo que a veces una ni pensaba. Y se aprende mucho observándoles y escuchándoles.

Todo-a-un-leru dijo...

Pues sí que suena bien.
Espero que de bueno frutos, y sí, es realmente estupendo que haya gente como Raquel y Elena :)
Besos.
Rosa.