viernes, 22 de febrero de 2008

Recogiendo la cosecha...

Hoy ha sido un día intenso. Hemos tenido reunión en el colegio con la profesora ésta mañana. La verdad es que hemos tenido suerte porque es una de esas profesoras que cuando te habla sabe de lo que está hablando y además le pone muchísimo interés y esfuerzo. Creo que se valorar el trabajo de los demás y en este caso el suyo es bastante bueno con Daniel.

Nos ha estado contando Chus, que así se llama su profesora, y digo que nos ha estado contando porque en la reunión estábamos Chus, Iziar su logopeda, y como no, su tía Luisa, Daniel y yo; pues bien, nos ha estado contando cosas interesantes sobre lo que trabajan con Daniel, el barrido auditivo, ese que domina tan perfectamente y con el que ya consigue discriminar entre 5 y 6 opciones, que intentan que ayude un poco al vestirse y desvestirse, que la logopeda va a trabajarle los músculos maxilofaciales y que intentarán de nuevo todo eso de la masticación etc...


Ha sido bastante gratificante la reunión al menos para su tía y para mí porque cada vez que decíamos algo que Daniel tenía que mejorar o que yo contaba de su mal genio, los pucheros crecían por momentos en la cara de Daniel.

A la vuelta del colegio, he tenido una sorpresa. Entre las ruedas de la silla se había enganchado una bolsa de plástico que colgaba de la silla de Daniel y cual ha sido mi sorpresa al encontrarme dentro de ella un cuarto de coliflor!


He subido a casa muerta de la risa, porque me ha hecho mucha gracia, que viniera con la cosecha recogida ya que en el colegio tienen un huerto y van plantando cosillas y las van regando. Y de pronto me he acordado que hace unas semanas vino a casa con unas hojas de acelga, en fin, que cualquier día puedo hacer un puré con la recogida de las verduras.


Por cierto hace 15 días plantaron fresas y ya estoy esperando a ver cuándo viene con un par de fresas en la mochila. Además cuando he abierto el cuaderno de comunicación que lleva siempre para contarnos cosas Chus y yo, he visto una foto y no me he podido resistir, la he tenido que colgar en el blog para compartir con los bloggeros ésta simpática foto y así de esta forma estrenarme en esto de colgar textos y fotos y así voy aprendiendo.

También os contaré que hoy como era viernes tocaba terapia ocupacional con Api a la vuelta del colegio. Api es una chica encantadora que viene los viernes a las 5 y media y que trabaja muy intensamente con Daniel. Ella me está enseñando cosas como cogerle de otras posturas, colocarle los juguetes de forma que coloque los brazos de otra manera... en fin una serie de cosas que hasta ahora habían sido completamente intuitivas o aprendidas a fuerza de tener que hacer las cosas sin más remedio y que nadie me había aconsejado cómo hacerlas, supongo que como a la mayoría de padres con éste tipo de niños les pasa. Y ya he aprovechado y le he dado de merendar delante de ella, cosa que a Daniel no le ha hecho ni pizca de gracia ya que es muy reservado para eso de comer con alguien delante pero Api me ha enseñado a colocar la cuchara de forma que al bajarle la lengua, cierre los labios y limpie él la cuchara sin que sea yo la que le pone la cucharada dentro de la boca y él instintivamente lo trague deglutiendo. De ésta forma no sacará tanto la lengua y le iré evitando ese reflejo que tiene a sacar la comida cuando come y la lengua al mismo tiempo.


Lo cierto es que en la cena lo he intentado. Al principio ponía malas caras y pucheros porque eso de tener que esforzarse Daniel lo lleva fatal, pero a puro de insistirle las últimas cucharadas han resultado gratificantes para mí ya que conseguía que cerrase los labios con la cuchara dentro y que él limpiara la cuchara sin sacar la lengua fuera ni la comida. Yo también debo mejorar mi técnica por supuesto porque me he dado cuenta que por acto reflejo tiendo a dejarle la comida en la boca pero seguiré trabajando en ello a ver si al final conseguimos que todo ésto también vaya mejorando.

8 comentarios:

Luisa Miñana dijo...

¡Cómo siento no haber estado allí a la vuelta del colegio, ja ,ja, bien por la coliflor y su recolector!

laMima dijo...

Pero bueno, ¿para que demonios se trabaja en el campo?...pues para recoger la cosecha, claro.
Guarda, guarda, que ese puré promete..jejeje. Eso sí, cuando llegue lo de las fresas ponle un "taper" que si no imagina como te llegaran si las cuelgan de la rueda...jajajaja
Me gusta leer sobre ese trabajo en equipo con el cole: tiene que ser una gozada poder compartir sus avances y participar en el trabajo con él bien guiada. ¡Y que alguien se moleste en enseñarte trucos, eso es tan importante!..eso sí, entiendo a Daniel. Sois crueles hablando de sus faltas con él presente aishhhhh- A mi Daniel tampoco le mola nada que hable de él...pero bueno.
Animo...ya nos irás contando.
Besos mil.

Todo-a-un.leru dijo...

¡Uy! A mí tampoco me hacía gracia que mi madre hablara de mí delante de mí (valga la redundancia...)y lo malo es que a los veinte años sigue haciéndolo como me descuide...
¡Qué buenas coliflores! Pa hacer un buen puré, sí, o aliñás, que también están buenas :)
Es muy gratificante ver cómo vais progresando todos juntos, ¡Enhorabuena, familia!
Rosa.

Lamia dijo...

Es normal que Daniel ponga caras... Yo, cuando tengo que aprender algo nuevo o esforzarme con algo, también lo hago.

laura dijo...

Diego también volvió con un precioso cuarto de coliflor en la bolsa del colegio.¡la cosecha debió ser enorme¡.
Me alegro mucho de que la reunión haya sido tan gratificante.Espero con ganas la nuestra.Sé que los objetivos de mi hijo son bastante distintos al curriculo que deberia tener un niño de 3 años,pero realmente estoy encantada con que vaya tolerando pequeñas hazañas como estar en grupo sin chillar,disfrutar de la compañia de los otros y atenderles,centrar su visión...
Me ha gustado enormemente lo que has comentado de cómo darle de comer a Daniel.Con Diego esa es una pelea inmensa,y reflexionando tus palabras creo que lo hago mal.
A veces pequeños trucos pueden cambiar la calidad de vida de los peques y nuestra enormente.
Gracias por tu aportación al blog,segiré leyendo con ansia.

Anónimo dijo...

Leyendo vuelvo a mi infancia viendo lo que una familia unida hace por un niño con problemas, el amor y el esfuerzo constante hace que este hijo-sobrino en vuestro caso consiga mejorar notablemente.
Bravo por el blog me pasare porque a leerlo porque me hace sentir bien, que yo tambien tuve a una familia que hizo muchisimo por mi. El cariño es lo mas importante que todos los de diversidad funcional necesitamos.
Con aprecio.
Mari---- estoy_viva

Inma Rincón dijo...

Muchas gracias a todas por vuestros comentarios. Es importante ver que hay gente que se interesa por los progresos de mi hijo y de los niños como él. Particularmente a Laura (mama de Diego) quiero decirle que me gustaría conocerla, no conozco particularmente a Diego porque cuando voy al cole voy a buscar a Daniel y a veces no me fijo mucho en que niños nuevos hay. Espero que progrese mucho y me algra saber que te he ayudado aunque sea un poquito con lo de la forma de darle de comer. A veces hay trucos que no se nos ocurren y cuando nos los dicen descubres una puerta o una ventana en la que no habías pensado.
Saludos a todas y me alegra que os haya gustado el blog.

Anónimo dijo...

JE,JE, que gracia lo de la col. Cuando pases por casa de mama, echa un vistazo a los ajos que ha plantado en la terraza tu sobrino. Estos hijos nos han salido un tanto rusticos, no crees?