viernes, 15 de enero de 2010

Un Pacto por la Educación Inclusiva



No va a ser un post muy bueno: mis neuronas andan medio en huelga. Espero que al menos sea lo suficientemente claro, porque el tema lo exige. Hoy, 15 de enero, se ha cumplido el plazo que el ministro de Educación dio a las Comunidades Autónomas para que aportarán sus sugerencias a la elaboración del llamado Pacto de Estado por la Educación. Un pacto cuyas primeras escenificaciones tuvieron lugar a finales del año pasado y que tanto el Gobierno como el PP (Principal Partido de la oposición) parecen dispuestos de momento a negociar. El día 27 de diciembre se recogían en la prensa (véase por ejemplo, El País de esa fecha) los nueve puntos de partida para dicho pacto, y que son:

- Cultura del esfuerzo. Propiciarla, así como la "exigencia" y "una política de calidad sostenida en el conocimiento, las competencias y los valores".

- Impulso de las becas. Reconocer los logros de la universalización de la educación y garantizar "una política de becas que garantice la igualdad de oportunidades".

- Flexibilidad. Hacer el sistema "mucho más flexible y más integral, que relacione las etapas educativas".

- "Una enseñanza más individualizada".

- Fracaso y abandono. Luchar contra estos dos problemas. Incidir en las causas y propuestas y hacer innovaciones en medidas educativas y sociales.

- Escolarización temprana. "Armonizar el sentido y las condiciones de la etapa de tres a seis años" para luchar contra el fracaso.

- FP integral. Lograr "cualificaciones más específicas y vinculadas a las demandas sociales" y que los centros estén vinculados al desarrollo de los territorios.

- Modernización. Promover el aprendizaje a través de las nuevas tecnologías y potenciar el de idiomas.

- Universidad internacional. Promover la agregación y la excelencia y "definir un modelo de financiación" para ella.

- Profesorado. "Apoyar la figura del profesor, su formación permanente, dotarle de recursos y promover la carrera docente".


He copiado íntegramente esos nueve puntos por tres razones.

Primera, para que todos constatemos que efectivamente la intención de la que parte, a tenor de lo que leemos, la voluntad de pactar un mejor sistema educativo en España está llena de buenos propósitos. Eso es verdad.

Segunda, para señalar que esos buenos propósitos siguen sonando a lo de siempre. Se incluyen, sí, términos como "nuevas tecnologías", "formación permanente", "cualificaciones vinculadas a las demandas sociales", "excelencia", etc. Resulta bastante triste, al menos para mí, que nos sigamos moviendo en unos parámetros no más exigentes ni más valientes que los que ya se esgrimían hace treinta años. Sólo me lleva a pensar que si continuamos con esos planteamientos es que ni siquiera los hemos llevado a mitad de su recorrido.

Tercera, y de una forma muy específica, porque junto a términos como "formación profesional" "escolarización temprana", "fracaso escolar", "enseñanza individualizada", etc, no aparece ni una ligera mención a los "alumnos con necesidades especiales". Es un concepto que ya existe en el sistema educativo actual, claro. Pero resulta francamente denotativo que una relación de presupuestos que pretenden serlo de un pacto a nivel nacional ni siquiera lo recoja.

Ello ha provocado desconcierto y prevención en muchas familias y profesionales ligados concretamente al mundo de la diversidad funcional (aunque ya sabemos que el concepto de "necesidades especiales" no sólo se refiere a los alumnos con dicha diversidad funcional, sino también a los alumnos con dificultades de integración de todo tipo). En algunos de estos ámbitos se ha propuesto, por ejemplo la incorporación de un décimo punto a ese "documento", un punto referido específicamente al alumnado diverso funcionalmente y a las formas en que se velará por atender a esa diversidad (véase por ejemplo Foro de Vida Independiente: facilitar accesibilidad física para las cuestiones cotidianas, accesibilidad a la tecnología, ayudantes personales, formación del profesorado, etc). Todo el movimiento social generado, que está intentando que en esa negociación para el pacto no se olviden a los chavales con diversidad funcional, parte de un grupo de madres que se han movilizado y están movilizando a mucha más gente para que entre todos ayudemos a los políticos y gestores a recordar que los niños con diversidad funcional existen y tienen derecho a estar incluidos en sus conversaciones y en el pacto de Estado. Hay un blog al que se puede acudir para firmar, enviar cartas y otras acciones de colaboración: Inclusión en el Pacto Educativo de Estado


Amigos todos, ése es el concepto fundamental y radical (de raíz) que echo realmente de menos en los nueve puntos: INCLUSIÓN. Educación inclusiva. Desde aquí y con todo respeto quiero empezar por recodar a quienes quieren elaborar el futuro sistema educativo de mi país lo que ya quedó reconocido en la 48 Conferencia Internacional de Educación (UNESCO), celebrada en noviembre de 2008 bajo el título "La educación inclusiva, el camino hacia el futuro":


"Frente a estos desafíos, existe un interés creciente por el concepto y la práctica de la educación inclusiva. En varios países, se sigue considerando la inclusión como una manera de atender a los niños con discapacidades en el contexto de la educación regular. Sin embargo, internacionalmente se considera cada vez más como un concepto más amplio, una reforma que apoya y atiende la diversidad de todos los educandos. Esto supone que la educación inclusiva tiene por objeto eliminar la exclusión social como consecuencia de actitudes y respuestas a la diversidad en términos de raza, clase social, origen étnico, religión, género y aptitudes. En cuanto tal, parte de la convicción que la educación es un derecho humano fundamental y el cimiento de una sociedad más justa. En este sentido, es una manera de asegurar que la Educación Para Todos signifique realmente todos."



Alguna vez las recomendaciones y resoluciones de los organismos internacionales digo yo que tendrían que ser oídas, recogidas y puestas en práctica (ésta es la frase dirigida a la parte emocional de las conciencias individuales y de la vergüenza colectiva, inevitable escribirla, tan inevitable como inútil e ingenuo el hacerlo). Pero así es. Tenemos un enfoque, el de la INCLUSIÓN, que es absolutamente válido como cimiento y como eje vertebrador de un sistema educativo que efectivamente sea integrador, ambicioso en sus expectativas de excelencia, exigente con una formación continuada, que ponga de relieve la cultura del esfuerzo, etc, etc. Ese es el concepto y el propósito que echo realmente de menos en los nueve puntos. No sé si dicho enfoque estará en la mente de los "negociadores" (quiero seguir aplicando el bien intencionado margen de la duda y no dudar ni de las aptitudes ni de las perspectivas para el futuro de los profesionales que asesoran a los gestores políticos, que las poseen), pero creo que dicho enfoque y concepto debería estar de una forma explicíta en el papel. Como también debería de estarlo la intención de atender a las necesidades de los chavales con diversidad funcional en todos sus aspectos, tanto en el presente (mientras se camina hacia la inclusión educativa) como en el futuro. Quizás así no sentiríamos tanta inquietud (son muchas las experiencias de muchos años que la provocan).

Una última cosa me permiten por hoy mis vagas neuronas: sin ánimo de aleccionar, de verdad (yo no soy diversa funcional -bueno sí, todos los somos en alguna manera; quiero decir que no me significo socialmente por ello y que soy la primera que aprendo muchísimo en mis contactos con las personas con diversidad funcional y de los profesionales que les ayudan): creo que todos, tanto los profesionales en general, como los alumnos, como las familias, como el propio sistema educativo (considerado así - ente) fluiría mucho mejor, con mejores resultados, con más cooperación entre los individuos, con mejor sentido de la responsabilidad individual y colectiva, con mucho más sentido del esfuerzo... si niños no diversos y diversos funcionalmente aprendieran lo más juntos posible, si la escuela no especial (no existe) mirara un poco el funcionamiento de la escuela especial (toda escuela lo es).



*** La imagen utilizada es el logo de la propia Conferencia Internacional de Educación (Unesco)



8 comentarios:

entrenomadas dijo...

Pues para no tener la mente clara te ha quedado un post impecable.
Me lo quedo.

Un ksis,

Marta

ybris dijo...

Como bien dice Marta, tus "vagas" neuronas se muestran claramente lúcidas.
Me parece claro que entre tantos buenos propósitos hay algo con lo que hay que enfrentarse de una vez por todas: con la tendencia de los centros privados a "prestigiarse" ante el público mediante una selección encubierta de su alumnado que les permita de hecho adjudicarse la etiqueta de "selectos".
Y, por supuesto, vencer la resistencia de los profesores de todos los centrosm públicos y privados, a "complicarse la vida" con determinados alumnos.
Esperemos que entre todos se vaya consiguiendo sin más demora.
Ya me he pasado por http://pactoeducativoparatodos.blogspot.com/ para firmar.

Besos.

laMima dijo...

¡Menos mal que estabas "espesa"!..fantástico. Exacto y clarificador.
Como yo fui más parca me vas a permitir que actualice mi "llamada" con una referencia a este post.
No pueden hacer oidos sordos a esta reclamación. NO.
Besos.

Luisamiñana dijo...

Queridos Marta, Ybris y Mima: sois mis amigos y os agradezco el aprecio al texto. Pero de verdad que estoy muy, muy espesa, y bastante bloqueada. He tenido que esforzarme mucho, buf... Pero ya hacía días que debía el post y no podía esperar más.

Como bien dice Mima, no se puede ir con paños calientes en este tema. Y como también dice muy bien Ybris, muchas veces el problema está "dentro".

Un superabrazo (como dice otra amiga querida, la gran Sonia Fides) a los tres.

inde dijo...

Yo iba a decir lo mismo que te han dicho los demás: hija, cuando esté espesa quiero estar como tú...

También me he pasado ya por esa página para enviar cartas y para firmar. Pero te indico dos cosas que ya le dije a LaMima: hay algunos enlaces que no funcionan y el texto de las cartas alude únicamente a las madres con hijos con necesidades educativas especiales. Yo corregí ese texto en mis cartas como "ciudadana", sin más. Porque creo que somos muchos más que los "directamente afectados" (digámoslo así) los que creemos que la educación inclusiva es necesaria y buena para todos.

Besos!

La Sonrisa de Arturo dijo...

Amén! no puedo decir otra cosa.

Inma Cardona dijo...

Gracias Luisa, excelente artículo, muy claro y sin paños calientes. A Inde decirle que la iniciativa partió de unas madres por eso los modelos de cartas son en primera persona, pero en muchos sitios hemos comentado que ese es nuestro modelo que podéis usar, cambiar o tomarlo como referencia.
Como le he dicho a Inma, en breve cuando vaya habiendo más información paso y te cuento. Un besote Inma

Anónimo dijo...

Nice post and this mail helped me alot in my college assignement. Thanks you as your information.