domingo, 15 de febrero de 2009

Educación Especial (pero no tanto)

El jueves por la noche Inma subió un post que luego, el viernes, a petición suya yo descolgué. Entre ambas acciones y después de ellas se han sucedido algunas reflexiones y también algunos “descubrimientos” que hemos ido comentado entre nosotras vía teléfono y también con algunos de vosotros que llegasteis o no a leer ese post descolgado y nos habéis escrito o dejado comentarios en el blog.

El caso es que el curso en el cole de Daniel comenzó en septiembre sin fisioterapeutas. Las dos plazas existentes están ocupadas por dos personas que han tenido que acogerse a una baja laboral durante todo el curso. Bien. Costó, creo, más o menos un par de semanas cubrir esas plazas. Por una vez se aceleró el procedimiento, gracias entre otras cosas a la insistencia del AMPA del colegio. Las plazas se cubrieron, parece ser, mediante contratos laborales. Nada que garantizara que los fisioterapeutas que accedían a las sustituciones permanecieran en el colegio hasta el final de curso.

Y así ha sucedido.

Durante toda esta semana que hoy termina ya sólo ha habido un fisioterapeuta en el colegio. Aunque las familias se enteraron el jueves, cuando los chicos volvieron del colegio con una nota al respecto.

Por eso Inma escribió el jueves por la noche un post lleno de rabia. Porque una vez más los perjudicados son los chavales. No sólo Daniel, cuyo fisioterapeuta se ha ido del colegio para ocupar en otro centro de educación “no especial” una plaza más prometedora profesionalmente, no sólo para los compañeros de Daniel a quienes también atendía el fisio, sino igualmente al resto de los chicos del colegio: mientras no se cubra la plaza ahora vacía habrá un solo fisioterapeuta para todos los chavales; es decir las horas de fisioterapia a la semana quedan notablemente reducidas. Y nos están diciendo que la cosa puede alargarse más o menos un mes, ¡a mitad de curso! ¡¡¡¡Increíble!!!! Un mes sin que los chicos del Angel Riviere reciban adecuadamente una de las terapias imprescindibles para ellos.

Un mes porque no existe, se nos ha dicho, bolsa de trabajo donde haya profesionales aspirantes apuntados y hay que ir a buscarlos a las listas del INAEM (Instituto de Empleo) y luego seguirr todo un procedimiento de contratación.

A ello hay que añadir, como escribía Inma en el post descolgado, que cuando llegue el nuevo o la nueva fisioterapeuta, será ya el tercer profesional que se hace cargo de Daniel y sus compañeros en este curso. Además deberá ponerse al día en un tiempo récord: todo lo que sabía de cada uno de los chicos la persona que les atendía hasta ahora lo hemos perdido así en un pis pas. Y a mitad de curso, insisto, rompiendo totalmente el ritmo de los trabajos en fisioterapia. No es lo mismo la “teoría” que la “práctica”: nunca es lo mismo.

En fin, es que además no estamos hablando de mera gimnasia (mis excusas para la muy recomendable gimnasia) - ¿se entiende, no?, ¿lo entienden quienes deberían hacerlo?-. Estamos hablando de terapia para que los chicos tengan mejor calidad de vida, para que sus columnas, sus caderas, sus cervicales, sus cabezas, sus manos, su capacidad motriz, su posibilidad de andar –quienes la tengan- etc, etc… vayan adquiriendo mejor equilibrio en sus cuerpos, o por lo menos no aumenten los problemas que se pueden producir. De eso estamos hablando, insisto ¿se entiende? ¿lo entienden quienes deberían entenderlo sobradamente?

No sé si lo entienden, sinceramente. No sé si entienden realmente de qué hablamos cuando hablamos de “educación especial”. Llevo un tiempo con muchas dudas. Y aumentan cada día más.

Por ejemplo: a raíz de todo este lío me he enterado (yo por lo menos no lo sabía) que los profesionales digamos “técnicos” en los colegios de educación especial están considerados con menor categoría profesional que los profesores y también por consiguiente cobran al parecer bastante menos. Haciendo constar todo mi reconocimiento para los profesores – su labor es absolutamente espléndida y seguro que si escarbamos también nos encontraremos con alguna situación injusta para ellos-, tengo que decir que tanta diferencia no me parece ecuánime en absoluto. Un fisioterapeuta es un profesional imprescindible en los colegios de educación especial. Pero lo son los logopedas, los terapeutas ocupacionales, … Y entiendo además que hay una preparación académica previa por la que todos ellos han pasado. No se trata de entrar ahora en pormenores, que tampoco conozco en estos momentos, ni de analizar todas y cada una de las problemáticas que puedan acontecer a los profesionales de la educación especial. Pero no nos negamos a ello, si es preciso.

En cualquier caso, desajustes como el que denunciamos ahora denotan claramente que el sistema educativo no sabe realmente cómo considerar la “educación especial”. El fisio de Daniel se ha ido a un colegio “no especial” porque allí va a ocupar una plaza de profesor de educación física. Una plaza mucho más valorada profesionalmente que la que tenía en el Angel Riviere. Y esto, de verdad, ¡esto sí que no lo entiendo! No el hecho de que se vaya él. Dada la cuestión, es en parte lógico - para mí sólo en parte, pero, insisto, para mi-. Sino lo otro, la diferencia de valoración de las plazas (no sé si se ha marchado a un colegio de educación primaria o secundaria, pero para el meollo de la cuestión ésto hasta me parece irrelevante).

Porque el meollo de la cuestión es al cabo que muchos de los profesionales que están trabajando con los chicos en los colegios de educación especial no cuentan con el reconocimiento profesional y económico que sin duda merecen y nosotros, las familias, necesitamos que tengan, porque su reconocimiento implica también el de nuestros chicos (aunque en buen juicio debería ser al revés, pero en fin). Esperamos que los profesionales de los colegios a quienes confíamos nuestros chavales sepan -como ha quedado claro muchas vecese en este blog- que nos sentimos orgullosos y agradecidos hacia ellos . Y también que no somos ajenos a nada de lo que sucede en esos centros. No debemos serlo. No podemos serlo.

En cualquier caso, y por ahora, sé que la dirección de la AMPA del colegio ha dirigido a los responsables de Educación una carta urgiéndoles a que la plaza de nuevo vacía sea cubierta lo antes posible. En esa carta sé que se dan todo tipo de razones bien razonadas para que así sea.

Así sea, pues. Aunque es evidente que no podemos permanecer pasivos. No podemos.

4 comentarios:

Doberka dijo...

Como dices Luisa: esto es ¡¡¡INCREIBLE!!! y desgraciadamente cierto. Y es que no hay día que no me pregunte si algo va realmente bien en algún lugar, pero esto es ya es colmo. Sinceramente espero que le den una pronta y justa solución al problema, porque los chic@s y sus familias, por supuesto, son los que como siempre pagan los platos rotos y desde luego que esto sí es lamentable. No me extraña que os alteréis Luisa... NO ES PARA MENOS.

Besos para tod@s.

laMima dijo...

Si no fuera porque es tan grave, la situación es digna de una peli de Berlanga: el fisio preparado para tratar a estos niños se va a un cole a "malgastar" esos conocimiento con chavales que no lo necesitan. A mitad de curso.
Desde luego todo esto no tiene nombre. Por lo que cuentas hay una dejadez hacia estos profesionales que no se puede sostener por ningun lado pero, estoy contigo y sabes mis argumentos, hacer "palanca" con el más débil...no, no deberían ser así las cosas.
Si, comprendo la situación y es más grave de lo que contaba Inma pero...
Espero que llegue pronto la solución para ese cole queridas, y que los chicos se amolden rápido.
Suerte.

ybris dijo...

En todo eso pensaba al leer la entrada retirada.
Hay cosas que no son justas cuando se trata de hacer algo más que cumplir el expediente.
No es lo mismo en un colegio que atiende a gente con necesidades especiales que el que puede suplir las carencias de muchas otras formas.
Por supuesto que todo empieza por ser justos con los profesores.
Y, sobre todo, por ser mucho más previsores y ágiles.

Besos.

Luisamiñana dijo...

Bueno, seguimos sin noticias. Muchas gracias a todos. Ya os contaremos cuando sepamos alguna cosa. Creo que hoy miércoles hay reunión de la AMPA en el colegio. Ya veremos.